Sistema

Mientras sigas identificándote con tu profesión, tu coche, las marcas de tu ropa, tu nivel de ingresos, el color de tu piel, los cánones de belleza, tu destino de vacaciones o la marca del móvil que sostienes ahora en tus manos, seguirás siendo presa de un sistema superficial, materialista, competitivo e individualista
.
Y ¿qué tiene de malo todo esto? Nada, absolutamente nada si quieres ser un hamster que corre sobre la rueda giratoria hacia ningún lugar
.
El problema viene cuando llevas tanto tiempo jugando con estas reglas y estás tan dentro del sistema que ya no eres capaz de ver más allá
.
Más allá el viaje eterno e infinito hacia tu ser, un viaje colaborativo donde la ilusión de los muros que te separan de tus semejantes desaparecen, donde el amor es el idioma universal, donde las máscaras se disuelven y eres simple y maravillosamente tu
.
El camino, como el de Neo, está lleno de obstáculos, tantos como personas siguen alimentando el sistema caduco… pero ahí estamos los domadores de cerebros como tú y como yo para darle un giro a todo esto y bajar al hamster de la rueda
.
Feliz día domadores
.
.
.
Únete a los miles de «domadores de cerebros» que somos en Instagram o en Facebook
.

Foto: ©Markus Spiske