Crisis de los 40, Capítulo 6: Transición: Confrontar el Pasado para Forjar el Futuro

Acercarse a interpretar el Eje Nodal Lunar nunca está exento de cierta carga de desconocimiento y sorpresa puesto que si profundizamos en sus componentes nos encontramos con no pocos «elementos» de gran índole inconsciente: la Luna, la Luna negra (Lilith) y los propios Nodos en «contacto» con el Sol a través de la eclíptica. Como digo, hay mucha carga inconsciente en todo este tránsito, a lo que podemos sumar la tradicional lectura kármica y de reencarnación de los nodos, lo que lo hace más complejo aún su manejo. Al mismo tiempo, estamos ante una Oposición y una Conjunción al mismo tiempo, de modo que este potente tránsito vital se vivirá involucrando la psique de la persona así como acontecimientos externos a la misma que faciliten la toma de consciencia necesaria para su evolución hacia la última mitad de su existencia en esta encarnación. Pese a toda la dificultad mencionada, vayamos a una lectura bastante aterrizada y práctica de este tránsito que antecede al último capítulo: el Retorno de Quirón.

CAPÍTULO 6

Momento de Transición: Confrontar el Pasado para Forjar el Futuro

Tránsito astrológico: Oposición del Eje Nodal
Edad aproximada: ±45 hasta ±47
Duración del tránsito: ±2 meses

COMPRENDER LA IMAGEN ARQUETÍPICA DEL EJE NODAL LUNAR

El Eje Nodal Lunar representa una posición simulada que combina la intersección del eje de la Eclíptica (línea figurada de la «trayectoria» que hace el Sol desde la perspectiva de la Tierra) junto con la el recorrido que hace la Luna también desde la perspectiva terrestre. Es en esos dos puntos donde se cortan ambos planos donde representamos el Nodo Norte (Luna en dirección Sur hacia el Norte) y el Nodo Sur (Luna en dirección Norte hacia el Sur).

Más allá del tecnicismo, los Nodos representan un tema fundamental en la Astrología relacionado con el camino de evolución y crecimiento de la composición más esencial de la persona: llamémoslo «alma» para entendernos. Este eje nodal simboliza el viaje desde el pasado hacia el futuro, destacando los aprendizajes y los desafíos que una persona debe asumir en su vida. De este modo podemos diferenciar características propias de cada nodo:

— El Nodo Norte

Es visto como el punto de destino, crecimiento, desarrollo y propósito en la vida, aunque no sea el único lugar al que mirar para atender este tipo de información. Representa la dirección en la que uno debe avanzar, a menudo asumiendo experiencias nuevas y desconocidas que pueden ser desafiantes pero profundamente enriquecedoras, es lo que solemos citar como «salir de la zona de confort». Las características y áreas de vida señaladas por el Nodo Norte indican las cualidades y habilidades que necesitamos desarrollar para alcanzar una mayor realización personal y alineamiento con el propósito de esta encarnación.

— El Nodo Sur

En contraste por Oposición en cualquier carta astral, es un punto que simboliza el pasado y las habilidades innatas y comportamientos habituales que una persona trae de vidas anteriores (según las creencias de reencarnación) o, si lo prefieres, de la herencia genética y cultural. Representa la «zona de confort» donde nos sentimos cómodos: es sencillo permanecer ahí (signo y casa) y no ofrece verdadero crecimiento. Podemos identificarlo por aquellos patrones repetitivos que, aunque familiares y seguros, pueden limitar el crecimiento personal. Trabajar con el Nodo Sur implica reconocer estas tendencias cómodas para, desde ahí, aprender a transformarlas en recursos útiles para aprender a equilibrarnos junto con el Nodo Norte.

> Transición y Evolución

El Eje Nodal Lunar representa el viaje del «alma» (o de la propia persona en esta etapa de su existencia, si deseas obviar la teoría kármica) desde las experiencias acumuladas hacia nuevas formas de ser. El Nodo Sur es el punto de partida, con sus lecciones aprendidas y sus hábitos arraigados, mientras que el Nodo Norte es el punto de destino, con sus desafíos y oportunidades para el desarrollo personal.

> Camino del «Alma»

En un sentido más transpersonal, el Eje Nodal Lunar puede ser visto como el mapa del viaje del alma. El Nodo Norte muestra los propósitos de vida y el crecimiento que el alma busca en esta encarnación, mientras que el Nodo Sur refleja las experiencias y conocimientos previos que pueden ser útiles en este viaje. Es importante destacar aquí que el Eje Nodal trasciende las barreras físicas y visuales que su representación sobre el papel pueda indicar, obligando a una lectura abierta, sincrónica y bien engranada con el resto de propuestas de la carta.

> Lecciones y Desafíos

A lo largo de la vida, las personas nos encontramos con situaciones y relaciones que nos desafían a dejar atrás los comportamientos/habilidades desarrollados en el Nodo Sur y a adoptar las cualidades/comportamientos/habilidades que nos propone el Nodo Norte. Este proceso puede ser exigente, ya que implica enfrentar miedos y superar resistencias, pero es esencial para el desarrollo del potencial completo de la persona.

> Equilibrio y Complemento

Este eje, como cualquier otro o cualquier Oposición, enfatiza la necesidad de equilibrar y complementar las energías de ambos nodos. Mientras el Nodo Sur ofrece una base de habilidades y conocimientos previos, el Nodo Norte exige salir de la zona de confort y abrazar nuevas experiencias que promuevan el crecimiento y la evolución.

Disclaimer: A continuación se ofrece un análisis aproximado, unas líneas muy generales que han de ser concretadas en tu carta particular dado que las retrogradaciones y la órbita de los planetas pueden alterar las edades mencionadas en las que se produce el tránsito. No olvides contrastar la información en tu carta personal y consultar con tu astrólog@ de cabecera 😉

Así, el arquetipo del Eje Nodal Lunar en Astrología es una representación del viaje de la vida, un desafío y un reto directo a la persona para elevar y perfeccionar su existencia equilibrando su comodidad frente al crecimiento. En esencia, se nos pide enfocarnos en establecer un equilibrio entre lo conocido y lo desconocido, lo cómodo y lo desafiante, y las lecciones y habilidades desarrolladas en el pasado frente a las oportunidades y nuevos aprendizajes del futuro.

Un viaje del que no volverás igual que saliste

«Misión Amarte» te saca y cuestiona tu zona de confort.

Un viaje del que no volverás igual que saliste

«Misión Amarte» te saca y cuestiona tu zona de confort.

Oposición del Eje Nodal en tránsito al Eje Nodal Natal

Llegamos al objetivo de esta publicación: revelar el sentido del tránsito que toda persona vive entorno a los 45/47 años en la cual el Nodo Norte natal se encuentra conjunto al Nodo Sur en tránsito y el Nodo Sur natal se encuentra conjunto al Nodo Norte en tránsito, es decir, lo que conocemos como la Oposición del Eje Nodal Lunar. Este es un momento de profundo significado y transformación en la vida de una persona que, si cabe, toma más relevancia en el contexto de la Crisis de la mediana edad que venimos trabajando. Este aspecto astrológico, en grandes rasgos, sugiere un período de confrontación con el pasado y la necesidad actualizada de reevaluar y redirigir el camino hacia él con la mirada puesta en el futuro.

¿Qué vientos podemos esperar o cómo podemos enfocar favorablemente esta etapa vital? Estas son algunas sugerencias valiosas para el viaje:

> Confrontación con el Pasado
—Nodo Sur en Tránsito conjunto al Nodo Norte Natal—

Este aspecto indica que las cualidades y lecciones del Nodo Norte natal (en contexto de Signo, Casa y Planetas asociados) están siendo revisadas a través del filtro del pasado representado por el Nodo Sur en tránsito. Es un tiempo para mirar profundamente en las experiencias y patrones de vida previos que pueden haber influido en la dirección actual de crecimiento y propósito. Es probable que surjan temas y situaciones relacionados con el pasado que necesitan ser resueltos o entendidos desde una nueva perspectiva.

> Redefinición del Futuro
—Nodo Norte en Tránsito conjunto al Nodo Sur Natal—

En esta posición, el enfoque se dirige hacia la liberación y transformación de viejas costumbres, comportamientos y habilidades que ya no sirven para el crecimiento futuro. Este aspecto desafía a la persona a integrar las lecciones del pasado y a utilizar esas experiencias como una base para avanzar hacia nuevos horizontes. Es una llamada consciente a utilizar todas las habilidades del Nodo Sur para ponerlas al servicio de nuestro fortalecimiento del Nodo Norte. Como toda conjunción, ambos elementos se funden para dar lugar a un tercer objeto que sintetiza las características de ambos (considerando Signo, Casa y Planetas asociados).

> Equilibrio y Reconciliación

La Oposición del eje nodal sugiere la necesidad de encontrar un equilibrio entre las demandas, responsabilidades y compromisos del pasado y las oportunidades del futuro. Este tránsito puede traer a la superficie una tensión interna entre aferrarse a lo tradicional y cómodo y aventurarse hacia lo desconocido. Es un período para reconciliar estos dos aspectos de la vida, aprendiendo a utilizar las lecciones aprendidas como un trampolín hacia el crecimiento y la evolución personal.

> Liberación y Renacimiento

Esta configuración puede marcar un tiempo de liberación de cargas y patrones kármicos. Es una buena oportunidad para romper con ciclos repetitivos y avanzar hacia una nueva fase de vida con mayor consciencia y propósito. La persona puede experimentar una sensación de renacimiento, al soltar viejos hábitos y abrirse a nuevas posibilidades.

Desafíos y Oportunidades

Como Oposición, pueden darse desafíos significativos relacionados con la resistencia al cambio y el miedo a lo desconocido. Sin embargo, también se presentarán oportunidades únicas para el crecimiento espiritual y personal. La clave está en estar dispuesto a enfrentar estos desafíos con una mente abierta y un corazón dispuesto a aprender y evolucionar.

En resumen…

La oposición del Eje Nodal Lunar en tránsito al eje Nodal Natal es un período poderoso de revisión y redirección. Es un momento para confrontar y liberarnos de aquellos elementos del pasado que han de ser desterrados, equilibrar las viejas lecciones con nuevas perspectivas de crecimiento, y abrirnos a un enfoque profundo que se alinee más plenamente con el propósito de esta existencia.

En el camino, tanto por tránsito como en el propio eje nodal natal, es importante no desdeñar, rechazar o anular ningún elemento de la carta: tan valioso es el Nodo Norte, como lo es el Nodo Sur. Ambos aportan significado y valor a este momento vital encarnados que compartimos. Se trata, como en toda Oposición, de encontrar un saludable equilibrio, si bien hemos de mantener la consciencia de la demanda profunda que sugiere la posición natal por Casa, Signo, Aspectos, Planetas, Elementos y regencias nodales, para así, tener una visión sabia y profunda del mencionado viaje del alma.

Si queremos aprovechar este tiempo hemos de ser valientes para dejar atrás las herencias, memorias y traumas pasados y estar dispuestos a avanzar hacia un futuro que, aunque incierto, promete un desarrollo más auténtico, significativo y consciente.

Puedes unirte a la conversación en el grupo de Telegram.

_ La fotografía de esta entrada es de «Simon Lee» con licencia CC.